miércoles, septiembre 08, 2010

CARICIAS PARA EL ALMA

El de ayer no fue un día mas para los que miramos el deporte DESDE EL TABLÓN y seguimos los avatares de los diferentes seleccionados argentinos de las diferentes especialidades. A la victoria de Las Leonas de lunes por la noche, se le sucedía un Súper Martes del deporte con dos platos bien fuertes: el juego frente a Brasil en el Mundial de Básquet y el match de fútbol frente al último campeón del mundo, España, que paseaba su galardón por nuestro país.
Y en ambas contiendas el resultado fue victorioso para los criollos, con diferentes aristas productos de las realidades de cada equipo (no es lo mismo un Mundial que un amistoso), pero que dejan el alma templada, con la satisfacción del deber cumplido y la certeza de que se hicieron bien las cosas.
Particularmente en fútbol, adentrándonos en la temática específica de este blog, lo vivido ayer en el Monumental de Núñez puede ser tomado como la piedra fundacional de un nuevo proceso en la selección nacional.
Por primera vez, a diferencia del match sostenido frente a Irlanda, se presentaba el equipo con la lista de jugadores armada por el "Checho" Batista y con varios días de entrenamiento. Y en la cancha se plasmó una táctica que mezcló el intento de control de pelota con las intenciones de lastimar al rival aprovechando las falencias que demuestra al defender en línea. Y de esa forma llegaron rápidamente los dos primeros goles, tras un aviso de Tévez a los seis minutos, fue Lionel Messi quien se infiltró por la defensa española y tras recibir del "Apache" definió con una exquisita "vaselina" que ya es marca registrada del rosarino. Cuatro minutos más tarde, fue Higuaín quien rompió con la última linea y tras un regate al arquero definió de un ángulo muy sesgado, marcando un tanto similar al convertido en el último mundial frente a México. El partido "se rompió" rápidamente con dos tantos antes de los 15´y a partir de ahí se hizo monótono con España tratando de profundizar con su presión en mitad de cancha y el juego de control mientras que Argentina esperaba y trataba de salir de contrataque.
Una desgracia del arquero Reyna (quien ayer fue titular, en desmedro de la figura Casillas) le permitió a Tévez marcar el tercer tanto antes de finalizar el primer tiempo y para el complemento solo hubo lugar para que casi toda la palntilla visitante se saque las ganas de jugar en el histórico Monumental y que se marquen dos tantos más, uno por cada bando, que decoraron una victoria clara e inobjetable del conjunto nacional, a pesar de algunas llegadas con cierto peligro de su rival.
El balance es positivo para nuestro equipo y el mayor rédito lo obtuvo el actual entrenador Sergio Batista quien de esta forma parece asentarse en un cargo que tendrá su ratificación dentro de unos meses. Mientras tanto, él aprovecha su tiempo tratando de darle un estilo de juego al equipo ubicando a cada jugador donde mejor rinde, y demostrando conocimiento y estudio del rival (¿tan difícil era?). En segundo lugar, la tarde premió a Lionel Messi, quien se pareció al que vemos por TV, fue actor de un golazo y comandante de los ataques albicelestes, actuación que fue premiada con el clásico cambio para el aplauso que bajó, generoso, desde las gradas. Él tambien tuvo su caricia en el alma.
Párrafo aparte para el seleccionado español, que vino de visita "política", con el fin de promocionar su candidatura como País Organizador del Mundial 2018, se mostró con un plantel muy correcto, respetuoso y dado con la afición y la prensa en general pero que dentro de la cancha se mostró flojo, desinteresado y algo dormido, como Cesc Fabregas cuando fueron a visitar a nuestra presidente/a.

Etiquetas:

Web Site Hit Counter Radio Shack