jueves, julio 12, 2007

¡LLEGAMOS A LA FINAL, LLEGAMOS A LA FINAL!



Recuerdo la Copa América de 1993, que al finalizar el último partido donde Argentina venció a México 2-1 y se coronó campeón, los cronistas de la época hicieron una conexión vía coaxil al país del Chapulín y mostraban la gente en las calles festejando el segundo puesto, gritando la frase que titula el post de hoy.

Al margen de la idiosincracia mexicana, hoy los argentinos festejamos lo mismo pero anticipadamente y si fuera por nosotros, querríamos que el partido frente a Brasil empiece ya. Es que jugando a veces bien y otras no tanto, este equipo de Basile logró identificarse con la gente y partido tras partido renueva el vínculo.

Argentina versión Copa América no es un gran EQUIPO, es un conjunto con grandes individualidades pero que están mentalizadas y comprometidas con un solo objetivo: ser campeones. Y por ello vemos a un Zanetti de ida y vuelta que parece un juvenil que recién comienza, Ayala más sobrio que nunca, Heinze que se esfuerza en un puesto que no es el suyo, Verón aceptando un rol secundario, Mascherano que está en todas partes, Riquelme en su mejor versión con la celeste y blanca, conduciendo y marcando goles que festeja llamando a todos a un abrazo, Messi decidido a explotar definitivamente y al resto que acompaña, apoya y no desentona cuando le toca jugar.

Ayer, cuando el equipo no tenía respuesta y se veía superado en casi todas sus líneas, apareció el peso de las individualidades para ganar un tiro libre que el diez ejecutó extraordinariamente y Heinze aprovechándose de una duda defensiva del rival, convirtió en gol. De ahí en más, y gracias al extraño cambio que metió el DT rival que sacó de la cancha al que hasta ahí había sido su mejor hombre, el partido se abrió para Argentina y logró imponer una neta superioridad que se reflejó en los dos golazos de Messi y Riquelme.(¿Se puede hacer un golazo de penal? Si, Román lo hizo)

Llegamos a la final, y justo contra Brasil con todo lo que eso conlleva: clásico archirival y revancha de la edición anterior. Pero hay algo más allá: esa copa que obsesiona a los players argentinos va a estar esperando al borde de la cancha y no creo que esta vez quieran que se les escape.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous nariz said...

este equipo ilusiona. Juega y va, y va... Destaco la vocación ofensiva de este equipo. Es verdad que ayer no fue el mejor partido; aún así, se le ganó 3 a 0 al que entiendo yo había sido el mejor equipo de la copa (junto con nosotros). No es poca cosa.
Sé que es producto del exitisimo del momento, pero me gustaría jugar el mundial ya, con este equipo, en este momento. Lamentablente hay algunos que no van a llegar...
Saludos
nariz

5:32 a. m.  
Anonymous Gogui said...

Emocionante post para lo que se augura una emocionante jornada de domingo. Es bueno ver a Argentina convertido en un equipo saludable, con resto para enfrentar a Brasil con esperanzas.
Aunque poseo una ignorancia rotunda en cuestiones futbolìsticas, poseo una sensibildad que, al menos, me hace notar que este es un equipo feliz que se jugó el ojete en cada partido. Y eso siemrpe gusta. Ahora falta ganar y golear jeje.

12:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack