miércoles, diciembre 10, 2008

SUCESORES DE MARADONA S.A. (SIN ADJUDICATARIOS)


“¿Y a quién le dieron la diez? A papá...”
Al finalizar la Copa América de 1991, y con el título en el bolsillo, Diego Simeone se jactaba de ser el único que se animó a vestir la pesada camiseta número 10 que había dejado vacante Maradona, por esas épocas suspendido por doping. Y no era para menos, ése era el primer torneo oficial sin el mejor jugador de la historia y todas las dudas se planteaban en como se las iba a arreglar el equipo para paliar su ausencia.
Pero la declaración de “El Cholo” ni la gran actuación en conjunto de aquel equipo, no alcanzó para llenar ese espacio vacío que los futboleros de nuestro país (hinchas, aficionados, profesionales del balompié y prensa en general) necesitaban ocupar: la sucesión de Diego Maradona.
Este tema, se planteaba ya varios años antes de que “el diez” abandone la actividad profesional y fue objeto de innumerables debates, discusiones, trabajos especializados y charlas de café que arrojaron resultados nulos. Y en medio de todo ello, quedaron en el camino algunos jugadores que, cada uno en distinto momento, fueron indicados como “el sucesor de Maradona” pero que en definitiva no llegaron a ocupar su trono. Y como un clásico recuento del tablón, acá se los presento por orden cronológico:
Claudio Borghi: El primero de la lista. Con una aparición similar a la de Maradona, fue partícipe del mejor Argentinos Juniors de la historia, que ganó la Copa Libertadores de 1985 y se le plantó de igual a igual a la poderosa Juventus en la Copa Intercontinental del mismo año que perdió por penales. Hábil, exquisito, valiente y goleador no pudo consolidarse en la selección Argentina campeona en México 1986 y de ahí fue bajando su nivel para terminar jugando en el fútbol chileno.
Ariel Ortega: con un inicio como delantero, luego fue reubicado como mediocampista y en ambos puestos brilló en River Plate de principios de la década del ´90. Veloz, encarador y de gran habilidad, sus buenas actuaciones lo llevaron a la selección mayor que jugaría el Mundial de 1994 con sólo 20 años de edad, y fue él quien reemplazó a Maradona cuando a éste “le cortaron las piernas” en dicho torneo. De todas formas, sus actuaciones y su carisma, nunca llegaron a ser ni la sombra del Diego de la gente, fracasó en su paso por el fútbol europeo y los aficionados rápidamente se dieron cuenta que estaban ante la presencia de un buen jugador y nada más.
Juan Verón: Con un juego distinto al de Maradona, mucho más pausado pero también mucho más pensante y cerebral, este jugador alcanzó su pico de rendimiento en el comienzo de este siglo. Dueño de una magnífica pegada, se hizo eje del mediocampo de la selección de Bielsa mientras los periodistas veían en él al jugador mejor posicionado para enarbolar la camiseta número diez y llamarlo para suceder al ya viejo rey. Pero llegó el maldito Mundial 2002, Verón tuvo un campeonato para el olvido al igual que todo el equipo y los hinchas lo señalaron como el culpable del fracaso, dejando el trono vacante.
Pablo Aimar: finísimo jugador que en sus comienzos encandiló con su exquisito juego a los hinchas de cualquier equipo a fines de los ´90. Rápido, vertical y pícaro “el Payaso” nunca pudo afianzarse en la titularidad de la selección nacional. A veces por problemas físicos, otras por sus constantes recaídas en el nivel de juego, los dejó con las ganas a los que depositaron en él la confianza de la sucesión.
Juan Riquelme: contemporáneo de Pablo Aimar, y hasta con una carrera similar a la de Maradona (comienzos en Argentinos Jrs, consolidación en Boca Jrs., y posterior pase al Barcelona de España), aunque con un juego totalmente distinto a éste, Romy no pudo afianzarse en la selección nacional hasta el 2005, cuando tomó las riendas del equipo José Peckerman. De ahí en más, despertó tanto amor como odio por parte de los aficionados y la prensa especializada que se mantiene hasta el día de hoy, pero que hace imposible que a esta altura, ya con más de 30 años de edad, se consolide como el gran sucesor que estamos esperando.
Carlos Tévez: nombrado por el propio Maradona como su sucesor y afirmado por varios periodistas. Carlitos se debate hoy entre la titularidad y la suplencia tanto en su club, el Manchester, donde no pudo superar a otras estrellas y en la selección donde, tras brillar en las olimpíadas del 2004, nunca pudo demostrar lo que sabe. Todavía lo están esperando.
Lionel Messi: la diferencia de éste jugador con todos los nombrados anteriormente, es que él está “amaneciendo” en su vida profesional aunque ya se alzó con varios títulos a nivel de clubes y de selecciones. Actualmente con 22 años posee grandes dotes futbolísticas y un juego muy parecido al de Maradona: zurdo con rapidez, habilidad y gol lo que hace que todos se ilusionen y crean que ahora si, estamos ante “el sucesor”. A mi criterio todavía le falta una dosis de carácter y carisma que puede desarrollar perfectamente. El tiempo nos dirá la respuesta.
Siete jugadores en una sola recopilación, quienes fueron los elegidos de estos tiempos por parte de la afición para tratar de hacernos olvidar, aunque sea un poquito, y no extrañar tanto las gambetas del mejor jugador de todos los tiempos: Diego Armando Maradona. Aunque al releer el listado, y viendo lo que se ve actualmente en el mundo fútbol, estoy en condiciones de parafrasear al tango y afirmar que: “no habrá ninguno igual, no habrá ninguno”.

Etiquetas:

3 Comments:

Anonymous inversionista said...

pense, sólo por un momento que cometerías el yerro de ponerlo a Gonzalo del Bono...
jajajajaj

9:00 a. m.  
Anonymous Gladiador said...

¿Y el Laucha Carrizo?

9:57 a. m.  
Anonymous inversionista said...

bueno
al laucha por lo menos el técnico lo tiene en cuenta.
es más creo que tengo más minutos de futbol yo que Gonzalo del Bono...

11:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack