jueves, abril 14, 2011

¡BOOM!

Los jugadores de fútbol pasan por distintas etapas de rendimiento durante sus carreras. La lógica trayectoria debería ser de debut a los 18-20 años / afianzamiento de los 21- a los 24 / pico máximo de rendimiento desde los 25 años a los 30 / y decaimiento desde los 31 hasta el retiro definitivo; pero esta parábola no siempre se cumple.

Son muchos los casos de jugadores que debutan en un pico muy alto de rendimiento del cual decaen jóvenes y nunca vuelven a recuperar el nivel y por el contrario, y es el caso que hoy nos ocupa, existen players que consiguen el pico máximo de rendimiento tardíamente, cuando la lógica indica que deben empezar a decaer. Y muchos ejemplos los tenemos en el fútbol argentino.

Un caso verdaderamente llamativo es el del uruguayo Santiago Silva. "El Pelado", que hoy ostenta 31 años, llegó a nuestro país en el año 2005 para jugar en Newell´s y si bien no desentonó, sus actuaciones no fueron rutilantes. Así, peregrinó por varios clubes en los años sucecivos: Central Español de Uruguay, Gimnasia de La Plata y Velez Sarsfield fueron sus equipos hasta que en el 2009 recaló en Banfield donde pareció encontrar su lugar en el mundo, explotó su capacidad goleadora y se transformó en el temible delantero que es hoy jugando nuevamente para Velez quien es el dueño de su pase.

Otro jugador que explotó de repente es Lucas Barrios. El bonaerense arrancó a jugar en primera a los 19 años en Argentinos Juniors y sus opacas actuaciones lo llevaron por un derrotero de clubes que incluyó a Tigre, Deportes Temuco de Chile, Tiro Federal de Rosario, Cobreola donde jugó muy bien para seguir en Atlas de México donde no logró buenas producciones hasta recaer en el gigante chileno Colo Colo donde se destapó convirtiendo 49 goles en 53 partidos que le valieron la convocatoria al seleccionado paraguayo para jugar en Sudáfrica 2010 y la transferencia al Borusia Dortmund de Alemania equipo que hoy es firme candidato al título con el argentino-guaraní como goleador.

Así podríamos seguir con muchos casos: Walter Ervitti, "Chapu" Braña y Enrique Bologna son algunos ejemplos más de jugadores que llegaron casi en forma inesperada a su pico máximo de rendimiento en una edad avanzada, que nos muestra a las claras que "la vida útil" de un deportista tiene innumerables vaivenes que hay que saber sortear con paciencia, con la seguridad de que en cualquier momento se puede explotar y desandar nuevos y mejores caminos.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Carlos said...

Y qué me dices de Verón, esa brujita que se pone el overol y se echa el equipo al hombro!

Échenle una leída acá: http://reso-1986.blogspot.com/

11:36 a. m.  
Blogger PACHI said...

Verón es un caso aparte de los mencionados ya que él consiguió sus picos de rendimiento desde muy joven. Lo asombroso es como lo mantiene.
Gracias por leer.

4:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack