domingo, marzo 27, 2011

TARDE DE CANCHA: UN MÉDICO A LA DERECHA

En el partido que ayer disputaron el puntero de la B Nacional, Atlético de Rafaela, frente a Patronato de la Juventud Católica de Paraná (no tenés nombre, Patrón) terminó de confirmarse la teoría de que en la actualidad, si alguien es hincha de "La Crema", debe ir al estadio munido de los clásicos implementos como entrada - radio - campera - dinero para el chori - etc, pero también ser acompañado por un equipo médico que salvaguarde la salud del interesado.

Es que Atlético rememora al viejo equipo de "La Máquina" de River, no por su juego, sino por su costumbre de ganar los partidos sobre la hora, tras un trámite muy cerrado ó desfavorable. Por ello podemos ponerle el mismo mote que tenía aquella vieja escuadra millonaria: "Los caballeros de la angustia". Y es por eso también es que recomendamos la atención de facultativos de la medicina para los seguidores albicelestes.

Ayer, cuando el team local ingresó a la cancha, fue recibido con una lluvia de papelitos acompañada por una cortina de humo celeste y blanca que molestaba la visión. Ideal para que un oftalmólogo recete algunas gotas con colirio. Más tarde, cuando el match se presentaba trabado y complicado para el local, los espectadores locales hubieran necesitado un traumatólogo que les dé un algún relajante muscular para aliviar las tensiones, pero como el match se ponía cada vez más intenso, lo mejor hubiera sido un kinesiólogo que masajee las zonas afectadas. Y ni hablar al final, cuando el reloj marcaba el minuto 92 con 48 segundos (se jugaban tres de adicional) y el partido parecía que moría con un 0-0, apareció el ingresado Lagrutta para marcar el gol que le daría la victoria al equipo rafaelino, y desató la locura de todo el plantel y los asistentes al estadio. Allí un cardiólogo hubiera sido lo mejor para apaciguar los ánimos y prevenir taquicardias e infartos.

En definitiva, al partido fue ganado por Atlético de Rafaela por un escueto 1-0 pero que parece gigante si vemos en la forma que lo consiguió. Todos los cremosos se fueron de la cancha con la alegría y la ilusión del ascenso intactas, directo a hacer una consulta con un otorrinonaringólogo que le recete algo para apagar el ardor de la garganta y paliar el zumbido de los oídos tras haber celebrado aquel aliviador tanto que deja a La Crema en la cima de la tabla, oteando el horizonte de Primera División.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

El doctor me recetó seguir con las dosis:
1 Dramamine y 1/4 de Clonazepan todos los días con el desayuno.
El día del partido tomar dos Dramamine y 1 Clonazepan.

5:48 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

JA, PACHI ESO ES UN CHIVO FAMILIAR, DIGO POR LO DEL CARDIOLOGO, JAJA

5:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack