miércoles, marzo 28, 2012

PEDILE A DIOS POR ESTE SANTO

La realidad de San Lorenzo de Almagro es nefasta y esta definición incluye a todos los ítems: el deportivo y el institucional.

Sin lugar a dudas, la decadencia general del azulgrana tuvo su comienzo en la desacertada gestión que realizó la Comisión presidida por Rafael Savino hace algunos años atrás. Esta gente intentó faraónicos proyectos deportivos, financiados por agentes externos al club, que no llegaron a buen puerto y a partir de ahí la debacle se sucedió: primero económica y financieramente, luego en la cancha, donde hoy se plasma la triste actualidad.

Como habitualmente se dice, las campañas se basan en tres patas fundamentales: Dirigentes, Jugadores y Cuerpo Técnico a lo cual yo le agregaría una cuarta parte, que son los Hinchas. Hoy en San Lorenzo, ninguno cumple con su rol adecuadamente.

Los Dirigentes, como tantos otros, cuando asumieron se encontraron con una realidad peor de lo esperada y jugaron todas las fichas a contratar un entrenador como Asad que no fue capaz de llevar adelante una buena campaña con lo que tenía a mano. Luego del alejamiento del Turco confiaron en Madelón, pero ese convencimiento pronto se vio afectado y ahora perecen haber sacado el respaldo al entrenador, y estar pensando otro plan, pero sin un timonel confirmado y consistente para capear el temporal.

Los jugadores parecen faltos de jerarquía para la situación que hoy les toca vivir. Con algunos nombres casi ignotos para la categoría y los mas consagrados lejos de su mejor forma física (por ejemplo Ortigoza), futbolística (por ejemplo Salgueiro) ó psicológica (por ejemplo Champagne), el equipo trata de hacer lo mejor que puede, pero ante cada adversidad, se derrumba, en una clara falta de moral que hace ver bien negro el futuro.

El entrenador en medio de todo, tratando de plasmar su impronta al plantel y tratando de resistir los embates dirigenciales pero con algunas muestras de tozudes al respaldar a jugadores en desmedro de otros que no se entienden como no son titulares ó siquiera van al banco de suplentes como Giglioti, Chavez, Migliore, Voboril ó Romeo, creando una atmósfera un poco rara y cargando de responsabilidad a otros players que no parecen adecuados para la situación.

Y por último, en medio de toda esta vorágine, los pobres hinchas que ya no saben mas que hacer y ante la adversidad sacan lo peor de ellos, llegando a situaciones extremas como las vividas al final del partido frente a Colón que le costó jugar el próximo partido a puertas cerradas.

Con todos estos ingredientes, San Lorenzo está formando un cóctel explosivo que, visto DESDE EL TABLÓN no augura buenas noticias para sus seguidores a quienes solo les resta encomendarse, y que sea lo que Dios quiera.

Etiquetas:

Web Site Hit Counter Radio Shack