martes, diciembre 25, 2007

LA DANZA DE LOS TÉCNICOS


Varios años atrás, cuando yo todavía era un pibe, el inefable Canal 13 de Santa Fe asiduamente ponía en pantalla una película titulada "La Danza de los Vampiros", la cual yo cada tanto veía nuevamente y quedaba por varias noches sin dormir bien. En ese "felm" (como decía su presentador) recuerdo que había una escena donde cientos de vampiros estaban en una fiesta en un castillo y mientras bailaban esos temas clásicos de siglo XV (mas o menos) dando vueltas en círculos en un inmenso salón rodeado de espejos donde por supuesto no se reflejaban, aprovechaban para morderse los cuellos y chuparse la sangre mutuamente.

Como aquella vieja película de terror , el fútbol argentino tiene hoy en día su propia danza que es la de los directores técnicos. Las urgencias y sensibilidades de hinchas, dirigentes y hasta de los propios protagonistas del juego han llegado al extremo de que ganar ya no alcanza para mantenerse en el cargo de entrenador. Como claro ejemplo tenemos la no renovación del contrato de Miguel Russo con Boca, a quien le exigían para seguir ligado a la institución, el desmembramiento de su equipo de trabajo cosa que el bilardista DT no aceptó tal como los propios directivos xeneises sabrían que ocurriría. El eventual reemplazo por Carlos Ischia (tras el fallido intento de recontratar a Bianchi) obliga ahora al nuevo entrenador a por lo menos ganar algo en los próximos seis meses, para no ser menos que su antecesor y justificar el cambio y nosotros, los futboleros, sabemos que cuando alguien juega por necesidad, pierde por obligación (No se olviden de Passarella).

Pero Boca no es el único que está de estreno en el 2008. Seis clubes más tendrán nuevo DT: Estudiantes con Sensini, Huracán con Úbeda, Velez con Tocalli, Racing con Micó, Gimnasia con Sanguinetti y River con Simeone. El factor común de todos estos es que, salvo Simeone, el resto es debutante en la primera división del fútbol de nuestro país y su forma de trabajar es una verdadera incógnita para propios y extraños. En el caso del Cholo, la pregunta cae sobre como puede responder ante las exigencias de un gigante en llamas como River Plate. Y si a ellos les agregamos a Rosario Central con Madelón (que debutó un par de fechas antes de la finalización del último torneo y también es un DT casi debutante en primera), tenemos que un 40% de los equipos han cambiado a su entrenador por otros novatos y los jugadores deberán acostumbrarse a nuevas ideas y a recomenzar un nuevo ciclo de trabajo.

Dijo hace poco un desconocido y crítico Enzo Francéscoli: "Ser técnico es una profesión en la que si te va bien se gana mucho dinero pero si te va mal, no se gana nada" y hoy por hoy, ese parece ser el quit de la cuestión. Los directores técnicos dan vuelta alrededor de los equipos esperando su oportunidad para embarcarse en la aventura de entrenar. Si tienen un poco de suerte y les va bien, renovarán su vínculo y aspirarán a cosas mayores pero si la diosa fortuna no los agracia, no tendrán el menor reparo en juntar los bártulos, y volver a esa rueda esperando a otro equipo desprevenido para chuparle la sangre. Igualito a los vampiros de la película.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous inversionista said...

lo bueno que nos solo a los técnicos de fútbol les pasa esto.
a los conductores en la mayoría de los deportes, a los gerentes de las Empresas, a los Empleados jerárquicos.
en definitiva a fin de año, todos bailamos la DANZA DE LA FORTUNA

Saludos cordiales
Besos en la Nalga

Aguante el Ciclismo

10:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack