martes, diciembre 16, 2008

EL CAMPEÓN ÚLTIMO


Finalizó el Torneo Apertura y mientras esperamos que se devele que equipo será el ganador, salta a la luz un tema que está instalado en la base de la tabla valorativa. El colista, por primera vez en su historia, fue River Plate quien con esa posición marca otro hito: pasar de ser campeón a ser el último orejón del tarro del fútbol de Primera División de Argentina.
Sin duda alguna, muchas cosas deben haber ocurrido dentro del plantel de "Los Millonarios" para sufrir una decaída tan notoria de un semestre para el otro y esas causas no deben ser únicamente futbolísticas. Pero en los que nos compete, es notorio que este equipo, que no descolló en el último Torneo Clausura pero fue un justo campeón, sintió sensiblemente las bajas de su arquero Carrizo, quien había sido fundamental en la obtención de varios puntos, y de Sebastián Abreu, que a pesar de no haber sido el goleador que todos esperaban se había convertido en un referente del palntel dentro y fuera de la cancha, convirtiendo algunos goles (especialmente en el Torneo de Copa Libertadores) y haciendo convertir varios más, cosa que no es muy tenida en cuenta en nuestro país a la hora de las estadísticas. La partida de Ariel Ortega, si bien a mi criterio no fue tan sensible desde los futbolístico, fue un mazaso en el ánimo de sus compañeros que veían en él a un referente.
Por otra parte, los jugadores que tuvieron que suplantar a los que se fueron nunca estuvieron a la altura de las circunstancias. Los arqueros Ojeda y Vega nunca llegaron a ser ni la sombra de Carrizo, y los refuerzos Salcedo, Quiroga, Flores y Galmarini tampoco demostraron el por que de sus contrataciones; siempre embutidos en un equipo con un muy bajo nivel de juego, que a veces parecía amateur y que tampoco encontraba la salvación en quienes se habían hecho eje de la formación en el torneo anterior como Buonanotte ó Abelairas.
Éste cóctel futbolístico se vió aderezado con un ingrediente que este plantel viene demostrando desde hace mucho: la falta de líderes con voz de mando y agallas para enfrentar las situaciones adversas. River este año los necesitó como nunca y los careció como casi siempre.
Hoy, mientras espían de reojo la definición del torneo y todos los implicados de este presente se van de vacaciones con la frente marchita, se abre una nueva etapa para el equipo de la banda. Habrá bajas y altas de jugadores y llega un nuevo entrenador, con una filosofía distinta al anterior, y al anterior a éste, y distinta también al antecesor del anterior a éste, lo que muestra a las claras del desconcierto que se vive hoy en día en materia de fútbol dentro del club y del difícil trabajo que tendrá el DT: el de reconciliar a River Plate con su historia.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous invesionista said...

En el Colegio de árbitros:
- Hola, buenas; mire, yo quiero ser árbitro.
- Miguel! Vení a tomarle los datos a este hijo de puta.
- Momentito, que yo no soy ningún hijo de puta!!, A mi no me insulte!!!!!
- Miguel! No vengas, que no sirve.

5:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack