jueves, agosto 23, 2007

JUGADAS EN LA MEMORIA



Hay momentos en el deporte que quedan grabados en la retina y la memoria de los aficionados. Pasa en todas las disciplinas, y por eso es que nos atrae tanto, que por alguna razón hace que alguna jugada nos quede registrada para siempre. Ya sea una volcada de Michael Jordan, un peloteo entre Boris Becker y Agassi, una llegada con el auto incendiándose de Juan María Traverso ó una piña que ocasiona el nock out de “Mano de Piedra” Durán están ahí, muchos años después, todavía frescos en mi memoria.

Y el fútbol, por supuesto, no es la excepción. Seguramente ustedes en este momento están trayendo a la mente a sus propios recuerdos de los que no faltarán los goles de sus equipos favoritos, ó de sus ídolos. Pero hoy yo quiero ir un poquito más allá, o más acá, según desde el punto de vista con que se mire y quiero rescatar jugadas que no fueron estrictamente goles pero quedaron en mi memoria porque sirvieron para la concreción de algún tanto, por su espectacularidad, ó simplemente porque salieron del común que se ve a diario dentro de una cancha:

El rápido lateral del Cholo: Partido Final de la Copa América de Ecuador 1993. Argentina y México empataban 1-1 y el match se presentaba trabado. Simeone intenta un desborde por derecha y es frenado por un defensor rival que tira la pelota al lateral, a la altura del comienzo del área grande mexicana. Y en lugar de esperar que venga el encargado de ejecutar el saque con las manos (generalmente lo hacía el marcador de punta) el mismo Simeone toma la pelota y rápidamente ejecuta el saque habilitando a Batistuta quien, luego de una maniobra, marca el segundo tanto. Seguramente todos se acordarán del gol. Yo me acuerdo de Simeone.

El quite de Enrique: Segunda Final de la Copa Libertadores 1986: River - América de Cali. A pesar de que en el primer partido los millonarios habían ganado, el equipo colombiano era un rival muy duro que promediando el segundo tiempo mantenía un inquietante 0-0 y acechaba el área local. Hacía pocos minutos Ruggeri había salvado un gol sobre la línea y los fantasmas sobrevolaban “El Monumental” que, hasta allí, nunca había festejado una Copa Libertadores.
Ataca River y la jugada se diluye en la medialuna del área visitante, sale rápido el contraataque y en dos pases los de América llegan al círculo central, cuando un colombiano que llevaba la pelota levanta la cabeza buscando algún delantero, aparece en escena Héctor “El Negro” Enrique, quien venía corriendo desde el área rival, y desde atrás se tira a los pies del contrincante, deslizándose por el césped y robando el balón en un quite limpio, rápido y sorpresivo. El ocho riverplatense se incorpora siempre con la pelota en los pies, la traslada unos diez metros y la pasa a Juan Funes quien en el borde del área, la recibe de espalda al arco, gira sacándose al marcador de encima, y saca un remate que se transforma en el gol de la victoria. Todos alabaron a Funes, muy pocos recuerdan aquel excepcional quite de Héctor Enrique.

El travesaño de Maradona: Copa América de Brasil 1989. Jugaban Argentina – Uruguay y ganaban los charrúas 1-0. Nuestra selección era inexpresiva en ataque cuando de repente, parte un rechazo desde el área argentina, la toma Maradona en el círculo central, levanta la cabeza y saca un potente remate “de emboquillada”. La pelota se eleva casi hasta el cielo y baja justa para desairar al arquero. Cuando todos gritábamos gol, el balón se estrella en el travesaño y se va. ¿Se acordaban de esa?

El gol que no fue de Funes: Copa Libertadores de 1987. Independiente – River. Los millonarios ganaban 1-0 con un gol convertido por Juan Funes. La algarabía de los visitantes era indescriptible y en un nuevo momento de inspiración, Juan Gilberto Funes ubicado en la mitad de la cancha, arranca con pelota dominada y traza una diagonal de derecha a izquierda que incluye una apilada a tres defensores rojos que pasa como conitos. Ingresa al área, elude al arquero Islas con una gambeta larga, se acomoda frente al arco libre, toca suave rumbo al gol...y la pelota pega en el palo. ¡¡Lo erró!! Después Independiente ganaría 2-1.

Esas son algunas de las jugadas que todavía hoy tengo guardadas en mi memoria. ¿Y ustedes?

Etiquetas:

Web Site Hit Counter Radio Shack