viernes, abril 04, 2008

DE MEMORIA: EL FRUSTRADO REGRESO DE VALDANO



Si analizáramos la historia del fútbol en particular y el deporte en general, nos encontraremos con muchos casos de deportistas que abandonaron la actividad profesional y al tiempo volvieron a la práctica de la misma. Diego Maradona, Michael Jordan y Ray “Sugar” Leonard son algunos de los ejemplos más conocidos de los que dijeron “basta” y más tarde se arrepintieron.

Pero si de regresos hablamos, no podemos obviar un caso realmente llamativo, que ocurrió en nuestro querido fútbol argentino. Para ello, debemos situarnos unos meses antes del Mundial de Italia 1990, cuando el DT de nuestro seleccionado, Carlos Bilardo, se desvelaba tratando de conformar el plantel que participaría de aquel campeonato.

Necesito a alguien que me juegue de Valdano” confesó el entrenador y aquella frase llegó a los oídos del mismísimo jugador que tres años antes había abandonado el fútbol profesional tras una Hepatitis B que lo tuvo a mal traer. Esta necesidad táctica, disparó las ilusiones del por entonces ex jugador que, tras llegar a un acuerdo con el cuerpo técnico y médico de AFA, se sometió a un entrenamiento intensivo y a una gira de partidos amistosos por el continente europeo junto a la escuadra albiceleste.

Pero cuando faltaban pocos días para confirmar los 22 nombres que integrarían el equipo, y cuando la prensa hablaba de la voluntad, el sacrificio y la abnegación de Jorge Valdano por jugar el Mundial, Carlos Bilardo informó que no sería de la partida y echó por tierra definitivamente cualquier nuevo regreso a la actividad del ex número 11 del Real Madrid. Valdano, masticando bronca, con los ojos llenos de lágrimas, sólo atinó a dejarnos una frase que quedaría en los anales de la historia de nuestro fútbol. Con su magnífica labia, dijo al respecto: “Me largué a cruzar el mar y me ahogué en la orilla”.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Grogal said...

SECURITY CENTER: See Please Here

12:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack