jueves, mayo 28, 2009

VIUDAS Y CADA VEZ MÁS SOLAS


Enviudando
Cuando Diego Maradona y Juan Riquelme padecieron un desencuentro lleno de dimes y diretes que terminó con la renuncia a vestir la casaca del seleccionado nacional por parte del jugador de Boca, el entrenador de la selección hizo un rápido movimiento mediático y fijó su postura: eligió a un jugador para reemplazar todo lo que Riquelme significaba, lo envolvió con un halo de protección especial, tal como había hecho con él Bilardo al comenzar su ciclo como DT de la celeste y blanca en el año 1983, le dió la camiseta número 10 que usaba antes Juan Román y se decidió a defenderlo a capa y espada. El elegido era Lionel Messi.
El mundo futbolero de nuestro país, obviamente, no se quedó afuera del entredicho y pudieron escucharse innumerables voces de recriminación a la actitud del jugador xeneise y otras de apoyo explícito. Dentro del grupo que estaba de acuerdo con "Romi" se encontraban en mayor cantidad a hinchas de Boca Juniors que lo tienen como ídolo indiscutible e intocable y que no tuvieron reparos en ofender tanto a Maradona como a su nuevo apañado Messi y hasta desarles mala suerte con la celeste y blanca, a sabiendas que esos malos augurios se trasladaban al equipo de todos. A esos ultrafanáticos, el mundillo futbolero los bautizó como "Las viudas de Riquelme".
La Previa
Mientras que aquí seguíamos discutiendo, en Europa se desarrollaban los campeonatos de Liga y el torneo continental que cada vez tiene más espectadores alrededor del planeta, la Liga de Campeones. El Barcelona, equipo cuyo entrenador en esta temporada también apostó todas sus fichas al joven Messi otorgándole la camiseta número 10 y dándole la titularidad definitiva, desandaba su camino hasta llegar a la final donde se toparía con el campeón del año pasado, el Manchester de Inglaterra que cuenta en sus filas, entre otros, con Cristiano Ronaldo, jugador que se quedó con el premio de mejor jugador de Europa del año pasado en desmedro de Messi, y nuestro Carlos Tévez que alterna titularidad con la suplencia.
Apenas se conoció la noticia de quienes jugarían la gran final, un medio de prensa escrito de nuestro país en su edición on line publicó una encuesta preguntando: ¿Quién te gustaría que gane la final: Messi ó Tévez? Los votos no se hicieron esperar y el escrutinio arrojó un resultado favorable para "La Pulga", por un exiguo 53%
Las viudas de Riquelme se manifestaban esta vez en el 47% restante de los votantes, tomando como referencia a Carlos Tevez, otro con gran pasado boquense, en desmedro de Messi ya erigido en contrafigura de Riquelme en nuestro país.
La consagración
La gran final se disputó en el Olímpico de Roma y como era de esperar, contó con el glamour, el color y el calor que corresponde a un evento deportivo de estas características. Salvo los ocho primeros minutos, el primer tiempo fue dominado por el Barcelona quien se puso rápidamente en ventaja con un gol de Etoó y la defendió como indican los manuales, teniendo la pelota con los que más saben (Xavi, Iniesta y Messi), haciéndola circular por toda la cancha, abortando de esa forma los intentos de Ronaldo y compañía.
En la segunda mitad, entró Tevez a la cancha pero poco pudo ser ya que la táctica del equipo catalán no había variado y continuaban con el buen trato al balón y la defensa con posesión. De esa forma, llegó la definición.
Todos lo esperaban y él dijo presente, a los setenta minutos, se coló por detrás de la defensa inglesa y vió venir la pelota que llegaba en forma de centro. Si bien el cabezaso no fue de lo mejor, el gesto técnico del salto-suspención en el aire-arqueo de cuerpo fue digno de un crack y Lionel Messi tocó la pelota con la cabeza y el cielo con las manos marcando el segundo gol del partido y de esa forma sellaba el resultado a esa altura irremontable para el Manchester, que hicieron que los últimos veinte minutos de partido casi estén de sobra.
Vengan a ver al nuevo rey
¡Barcelona campeón! Por su fútbol y las convicciones que nunca abandonó.
¡Barcelona campeón! Y de esa forma marca un récord nunca visto en un equipo español al ganar en la misma temporada la Liga, la Copa del Rey y la Liga de campeones.
¡Barcelona campeón! Y Lionel Messi consagrado, derrotando al único jugador que podía hacerle sombra en Europa, Ronaldo, y siendo goleador del torneo con nueve tantos incluyendo uno en la finalísima, transformándose en eje y monarca de un equipo plagado de otras figuras y abrochando en forma anticipada su premiación como Balón de Oro que le otorgarán en el 2010.
¡Barcelona Campeón! Fue el grito que se exclamó en Roma, se propagó en Catalunia y tuvo eco en Argentina, demostrando así, que tenemos un nuevo As de espadas que jugará por varios años en nuestra selección, que tal vez nos haga feliz, y le lleve un poco de alegría a esas viudas que hoy se sienten más solas que nunca.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous las viudas de anonimasso said...

que buen post, enganchando la primer parte de la selección con la consagración de Messi..
No desconecte su teléfono sr Pachi...

8:07 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack