miércoles, enero 27, 2010

JOAO


Jean-Marie Faustin Goedefroid de Havelange es una persona conocida por todo el mundo del fútbol por su sobrenombre, Joao, y por su gestión como presidente de la Federación Internacional del Fútbol Asociadas (F.I.F.A.) que se dió durante un período de veinticuatro años (1974-1998). Con el antecedente anecdoario de haber recibido el mando de la Federación con solo veinte dólares en la caja y haber cerrado su gestión con cuatro mil millones de Francos Suizos por el mismo concepto, Havelange está signado como el hombre que hizo del fútbol lo que hoy es: un conglomerado gigantesco de "deporte-negocio-pasión" que le valió ser reconocido como uno de los más importantes dirigentes del deporte de la historia del mundo, hecho por los cuales recibió innumerable cantidad de distinciones.
Actualmente con 93 años de edad, Joao se mantiene tan vital como en su juventud (practica natación todos los días desde los seis años) y días pasados concedión un reportaje que fue publicado en el Diario Perfil del día Domingo 24 del corriente. Y para los que deseen conocer un poco más en profundidad al personaje que hoy nos ocupa, les traigo los mejores párrafos de dicha entrevista:

-Cuando llegué a la FIFA en 1974, ya estaba decidido que el siguiente Mundial se jugaría en Argentina. Por la presencia de los militrares en el poder, muchos europeos no querían ir, querían cambiar la sede del país. Yo intervine y pedí que decidiera el comité ejecutivo, porque el congreso es político y el ejecutivo es técnico, son dos entes diferentes. Y la Copa se jugó nomás en la Argentina.
-No había razón para cambiar, porque el país sede había sido elegido seis años antes, cuando no existía el gobierno militar... Cuando faltaban dos años y medio para la Copa, el presidente Videla me dijo en una reunión que se hizo en Buenos Aires: “Havelange, yo no voy a darle la mejor Copa del Mundo, pero le voy a dar un buen Mundial, en el que no va a faltar nada”. Y nada faltó. Si a él no le gustó o a mi no me gustó es otra cosa, pero la Copa se jugó y fue perfecta. Todo el mundo dice que Argentina la compró: no compró nada, porque en el fútbol nadie compra a nadie.
-Afirmo que Argentina no compró la goleada a Perú, y pregunto, ¿por qué no se hace el siguiente análisis de Perú? hacía 12 años que tenìa el mismo plantel, sus cracks tenían un promedio elevado de edad. Simplemente, esa noche no aguantaron el ritmo. Si usted pasa el video del partido, le aclaro que estuve en el estadio aquella noche, verá que a los diez minutos Perú estrelló una pelota en el palo. Y si era gol, ¿por cuánto tendría que haber ganado la Argentina? Entonces, no sirve decir que el partido estuvo comprado sólo porque había rabia contra el régimen militar, es un absurdo.
- (Por el Mundial de 1978) La FIFA recibió 78 millones de dólares brutos. Hoy, esa cifra llega a los cinco mil millones. Perdóneme la falsa modestia, pero fue eso también lo que le dejé al fútbol mundial. Después de Alemania 2006, sólo para el SOS, nuestra acción de caridad de ayuda a los niños, Blatter (Joseph, actual presidente de la FIFA) depositó 50 millones. Allí se ve lo que es el fútbol, la fuerza que tiene.
- Después de que dije que me retiraba de la FIFA en el ’98 y que señalaría Blatter para sucederme, me llamó el presidente argentino de entonces, Carlos Menem, para invitarme a almorzar en la Quinta Presidencial de Olivos en Buenos Aires. Y fui. Me preguntó por qué no lo había sugerido a Grondona. Le dije que, en primer lugar, porque no sería votado por más que yo lo sugiriera. Y después le dije así: “Usted es político, pero va a aprender una cosa de mí. Como Grondona va a ser el primer vicepresidente, si le sucede alguna cosa al presidente, él será el primero en asumir y marcar las nuevas elecciones. Pero como más antiguo vicepresidente, automáticamente presidirá la Comisión de Finanzas... y usted debe saber que quien tiene el dinero es quien manda”. Menem me miró y me dio las gracias.
- Para mí, Julio Grondona es como un hermano más joven.
-¿Usted tendría coraje de entrar en una Copa del Mundo y dirigir un partido? Yo no lo tendría; entonces, lo primero es respetar a quien entra a una cancha y hace su trabajo; segundo, nunca se olvide que la fuerza del fútbol está en el error del árbitro, que es lo que usted discute, lo que todos discutimos... ¿Cuántos partidos de eliminatorias para el Mundial hubo en todo el mundo? Más de cien, pero sólo se habla de ése, ahí está la fuerza del fútbol. El día siguiente al partido entre Inglaterra y Alemania por la final del Mundial ’66 (el tercer gol de Inglaterra fue extremamente dudoso) sólo se discutía si la pelota había entrado o no... Eso es el fútbol.
-Pero el tenis no tiene el poder del fútbol, no tiene su fuerza, su discusión, son dos personas jugando y diez mil asistiendo. Hay partidos de los Mundiales que son vistos seis, diez veces el mismo partido. ¿Sabe cuántas personas ven un Mundial? Billones, ni los Juegos Olímpicos llegan a la mitad. ¿Usted cree que todos esos millones quieren ver un enfrentamiento entre Nadal y Federer? Entonces no haga esa comparación, el fútbol es un deporte único; es como es, una pasión. Y estamos aquí hablando porque es esa pasión, si no, no tendríamos de qué hablar.

Cuando el periodista lo consultó acerca de quien fue mejor jugador, si Maradona ó Pelé, Joao Havelange, con su mejor cintura política, eludió dar la respuesta y se marchó a cumplir con unos compromisos pactados previamente. Otra viveza más, de una persona que demostró que se puede hacer historia en el fútbol, sin casi haber pisado una cancha.

Etiquetas:

3 Comments:

Anonymous am10 said...

sabias palabras joao estoy con ud

6:49 p. m.  
Anonymous inversionista said...

am
como lo antendimos anoche
ben hur 1
8 + 1 = 0
saludos desde la calurosa ASUNCIÓN

5:11 p. m.  
Anonymous am10 said...

inversionista:ojala se le corte la luz y se cague de calor.besos

9:06 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack