miércoles, julio 21, 2010

JAQUE AL REY

"Ya somos miércoles...y el pescado sin vender" diría alguna abuela si tuviera que informar acerca de la situación que implica el futuro de la selección argentina. Cuando todos esperábamos la famosa reunión entre Maradona y Grondona que, según el vocero de AFA, se produciría "depués del martes y no más tarde que el miércoles", la realidad indica que por estas horas el DT está viajando hacia Venezuela en una visita de cortesía (con Mancuso como acompañante) y que el cónclave en definitiva no se produjo.
Con esta actitud evasiva, el entrenador argentino logró lo que nadie pudo durante tantos años: desairar al omnipotente Don Julio quien quedó ofuscado y a la espera de señales. "El presidente aguarda el llamado de Maradona para que fije día y horario de la reunión" informó casi socarronamente su vocero en el día de ayer y con ello ratificó que es el propio Diego el que tiene la pelota en esta negociación, el que impone condiciones. Lo llamativo de esta nueva situación es la pasividad con la que Grondona acata el estiramiento de las gestiones ya que bien sabemos que Don Julio es casi un déspota, caprichoso e impositivo.
¿Qué se esconde detrás de esa aparente tranquilidad? Días pasados, circuló el rumor que sería el mismísimo Gobierno Nacional, a través de sus máximos referentes, quien apoya la continuidad de Diego al frente del seleccionado nacional, buscando de esa forma algún rédito político para nosotros inimaginable por estas horas. Y el trascendido toma fuerza si atamos cabos y vemos la convivencia que tiene la AFA con el Estado en el millonario negocio de la televisación de los partidos del torneo de Primera División. Si el rumor es cierto, Grondona estaría casi obligado a renovar el contrato con Maradona para dejar contentos a quienes deben pagar los seiscientos millones de pesos anuales que mueve la TV y de esa forma evitar males mayores.
Por otro lado, la ingeniería política mueve sus piezas. Ayer se conoció la noticia que indica que el actual jefe de gabinete y ultrakirchnerista Aníbal Fernández sería candidato a Vicepresidente del club Quilmes, en fórmula con José Meizner, histórico dirigente de esa institución y mano derecha de Grondona en A.F.A. De triunfar esa fórmula, cosa que se descarta porque es la lista oficialista, Fernández en su condición de Vice, podría participar de las reuniones en el máximo organismo de nuestro fútbol, intercediendo directamente en la cocina y acaparando un poder inucitado, tal vez mayor del que tiene hoy en día el mismísimo Grondona.
De esta forma, el casi eterno presidente quien hace poco ratificó su intención de irse de A.F.A "con los piés para adelante", ve jaqueada su cómoda posición, y casi como un acto reflejo, cede mansamente ante ciertas posiciones, como ser la de Maradona, para no complicar su futuro dirigencial, sus propias ambiciones y así evitar un pseudo "Golpe de Estado" tal como se había orquestado no tanto tiempo atrás, con otros actores pero la misma cabeza.
Mientras nosotros nos preocupamos por el Mercado de Pases, por los partidos amistosos y otras yerbas clásicas de estos tiempos de receso, hay gente que mira más allá y está tejiendo un entramado de alianzas políticas, estratégicas y de conveniencias difícil de estipular, que hacen que por estas horas una simple renovación de contrato de un entrenador, conlleven a cosas mucho más pesadas y hagan sentir incómodo al mismísimo rey del Todo Pasa.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

feliz dia , Pachi, tarde pero seguro!!!

4:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack