jueves, octubre 18, 2007

EL SEÑOR CHILAVERT



A veces los del tablón solemos caer en la crítica fácil y despiadada. Cuando hay algún jugador que comete un acto que es digno de la burla ó los malos comentarios, ahí estaremos nosotros para hacerlo notar y como bonus le agregaremos una excelente memoria para recordarlo cuantas veces sea necesario.

Si hoy nos preguntaran por José Luis Félix Chilavert, seguramente recordaríamos a un arquero goleador pero también haríamos notar su irascible carácter, su pedantería y la soberbia con la que se paseaba por las canchas y que hacían la delicia de los hinchas de su equipo y generaba la ira de los rivales. Y si hoy nos tocara verlo por la calle, salvo los hinchas de Velez, seguramente le gritaríamos un “¡paraguayo botón!” acompañado por algunos improperios más.

Leyendo la última edición de la revista “El Gráfico” en la que el ex golero fue tapa y nota principal, me encontré con una faceta totalmente desconocida de este señor: resulta que ahora Chilavert se dedica a fabricar diversos productos que llevan su apellido como marca y se comercializan en Japón y Paraguay aunque para el año que viene tiene pensado ampliar el mercado, expandiéndolo hacia Argentina y Europa. Entre otras cosas, se pueden encontrar en las góndolas niponas: Yerba, Aceites, Cremas de cosmética y diferentes bebidas (energizantes, vinos Premium, Sidra y agua mineral).

Pero la actividad empresarial no es la única ocupación del paraguayo más famoso; también realiza una actividad solidaria realmente valorable como el mantenimiento de un hogar donde duermen, comen y estudian 800 niños, diversas colaboraciones materiales para un asilo de ancianos, una escuela y la sala de oncología de un hospital y además es la cara visible de una campaña de alfabetización y otra de donación de órganos, siendo reconocido por esta última como Padrino de los niños transplantados de Uruguay.

Tal vez el comportamiento de José Chilavert dentro de un campo de juego en sus años como profesional no fue de lo más destacable, pero no podemos negar que hoy se ha transformado en un ejemplo a seguir tanto en sus ex colegas como para todos nosotros. Su excelente traspaso a ex – jugador y el aprovechamiento de su imagen tanto para fines comerciales como sociales, hacen que los demás deban verlo como una figura destacadísima e invita a perdonar y olvidar sus pecados de juventud y a seguir sus pasos. No vaya a ser cosa que si lo cruzáramos por la calle, este señor responda nuestros insultos diciéndonos: “tu no has donado nada”.

Etiquetas:

4 Comments:

Anonymous Gogui said...

Lo interesante de Chilavert es que siempre generó debates acalorados y que hablan de cosas importantes. Lo condenan por ser poco caballero, pero es un jugadopr de primer nivel. Entonces, ¿tiene todo perdonado? ¿O está condenado, no importe lo que haga? ¿Tiene gran corazón y alimenta a 800 niños, y por eso debemos olvidar las numerosas violaciones a los códigos de convivencia? ¿Pero acaso gente mucho menos valiosa en todos los aspectos se caga en los mismos códigos y nadie les dice nada?

Me gustan los eprsonajes que generan más preguntas que respuestas.

Ahora, que hace en la tapa del Gráfico de este mes? Tan poco hay para decir que tienen que hechar mano a esta nota?

11:53 a. m.  
Anonymous nariz said...

Creo que Chilavert ameritaba un Pido Gancho.
Se podrá criticar con facilidad a este arquero paraguayo, pero quién no habrá querido tenerlo en su equipo? Un capitán de una personalidad increíble, capaz de ganar él solo un partido siendo arquero!!! Sin lugar a dudas, el mejor jugador del fútbol argentino de la década del 90. Todavía recuerdo el partido de eliminatorias para el mundial 98 en cancha de River cuando Paraguay tenía un tiro libre a su favor y los fotógrafos corrieron desde la otra punta de la cancha anticipando lo que se venía y todos temíamos en ese momento: el gol a Burgos. Eso es lo que generaba Chilavert. No recuerdo un arquero con presencia tan decisiva en los partidos que jugaba. Era un tipo capaz de impedir que 50.000 hinchas de Boca le arrojaran un solo objeto bajo amenaza de retirarse del partido. Hay que considerar que sólo los grandes hombres son odiados. Los que pasan desapercibidos, nunca tienen enemigos.
Siempre fue igual: un loco irascible de buen corazón. Él nunca hizo gala de su condición de benefactor: más grande aún.
Por lo menos así lo veo yo.
Saludos,
nariz

1:21 p. m.  
Blogger PACHI said...

¡¡Señor Nariz!! Se extrañaban sus comentarios siempre tan acertados...
Y para que este siga siendo uno de sus blogs predilectos, le aviso que el Pido Gancho para Chilavert ya fue hecho en el año 2006, y puede releerlo en esta dirección:
http://desdeeltablon.blogspot.com/2006/12/pido-gancho-jos-chilavert.html

Parezco el Rabino Berstein...¡salute!

2:08 p. m.  
Blogger 8 mentiroso said...

Muchas veces a Chilavert no se le reconoció todas las obras de bien que hizo, fundamentalmente porque él evitó que así se hiciera. Siempre fue un tipo que ayudó pero no intentó salir en cuanto medio periodístico pudiera, y sí dijo las cosas que dijo como jugador, fue para el bien de su equipo. Eso es un verdadero capitán y un campeón.
Abrazo de gol

11:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack