miércoles, octubre 10, 2007

Y DE GOLPE: CHAU LAVOLPE



Luego de la derrota de mediados de semana pasada de Velez frente a Lanus, trascendió en los medios de comunicación una reunión que llevaron a cabo los dirigentes del club de Liniers con el Director Técnico del primer equipo Ricardo Lavolpe. Finalizado el cónclave, todos pudimos enterarnos que el DT seguramente dejará el cargo a la finalización del contrato (que es en el mes de Diciembre) ó tal vez antes si recibe una oferta de trabajo por parte de otra institución que lo interese ó si Velez contrata otro DT que quiera empezar a trabajar antes de la finalización del presente torneo.

Esta forma de decir “no va más” por parte del club y su contratado es casi tan original como el enroque de Técnicos que se dio a principios del 2007 cuando Russo asumió en Boca y Lavolpe en Velez y marca el fin de una etapa para el “Bigotón” en nuestro país que duró poco más de un año y que, creo, no dejará muy buenos recuerdos ni para el entrenador, ni para los jugadores que estuvieron bajo su tutela ni para los hinchas que lo “padecieron”.

Cuando Ricardo Lavolpe llegó al fútbol argentino lo hizo precedido de muy buenos antecedentes: su labor era reconocida en México, venía de dirigir por cuatro años a la selección de ese país, la clasificó para un mundial donde hizo un digno papel con un joven equipo y todos sabían de su marcado carácter y su fuerte personalidad que lo hacían parecer la persona indicada para suplantar a Basile en Boca. Lamentablemente, lo poco que demostró en esos meses en el club de La Ribera fue su particular forma de ver el fútbol, distinta a lo conocido hoy en día; su “honestidad brutal” para decir las cosas sin medias tintas que a veces pueden caer mal en quien lo escucha, su devoción por la táctica que a veces es inentendible y sus ganas de cambiar cosas, cuando, tal vez, no era necesario cambiar nada.El resultado es por todos conocidos: el equipo terminó perdiendo un campeonato que parecía imposible de perder y tuvo que irse tras su “suicidio verbal” como lo calificó Macri (aunque para otros fue canchereada).

Aunque el fútbol argentino tenía guardada otra posibilidad para este argentino / mexicano: el club Velez Sarsfield lo esperaba con los brazos abiertos y aire acondicionado en los vestuarios y le daba la oportunidad de una rápida revancha. Pero su performance fue más de lo mismo: cambios sin sentido aparente, declaraciones bombas, y toda una batería de actitudes que no sumaban nada a su equipo que a veces lograba jugar muy bien, como tantas otras muy mal (por ejemplo, en este torneo en los primeros diez partidos, ganó cinco de local y perdió cinco de visitante).

A mi parecer, en este tiempo de residencia en Argentina el personaje Lavolpe le ganó a la persona y su excesivo orgullo y soberbia nunca cayó bien en un país que es campeón mundial en estos pecados. Escuchar hablar de fútbol a este señor es un verdadero placer para todos los fanáticos y a veces llegué a preguntarme si este tipo está adelantado a la época y todavía no se lo comprende, pero alguna vez alguien comentó en este mismo blog: “que Lavolpe deje de hablar y demuestre que puede ganar algo” y creo que por ahí pasa la cuestión. Este señor puede saber mucho y hasta estar más avanzado que el resto como él proclamó en varias entrevistas además de tener una personalidad ideal guste ó no, pero en el verde césped donde el profesional del balompié debe demostrar sus conocimientos, todavía no demostró nada. Y, al parecer, los argentinos nos vamos a quedar con las ganas de verlo.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous am10 said...

como diria mi viejo:que se valla a patear calefones!!!

6:18 p. m.  
Blogger PACHI said...

Célebre e histórica frase aplicable en muchas acciones de nuestro fútbol...¡¡Aguante tío Hugo!!

4:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack