martes, septiembre 11, 2007

LA SELECCIÓN NO DESPIERTA



A ver, a ver: ¿quién se levantó hoy antes de las 6:30 para ver el partido de Argentina-Australia? La pregunta podría compararse con aquella que nos hacían nuestros profesores de secundaria: ¿Quién estudió hoy? Y la respuesta a ambas consignas coinciden: nadie levantaría la mano. Es que actualmente la selección no está gozando de gran crédito y el partido de hoy con trascendencia únicamente para las estadísticas, para las evaluaciones de los DT y para la contabilidad de los organizadores, no ofrecía gran atractivo y estoy seguro a que todos prefirieron quedarse un rato más en la cama antes de trasladarse en pantuflas hasta el living para encender la TV.

Yo por razones particulares tuve que madrugar y aproveché a observar el match. Hoy Argentina fue mas de lo mismo de los últimos encuentros: con una dubitativa defensa formada por cuatro centrales, sin marcadores de puntas “naturales” con Burdisso y Heinze cumpliendo esa función que ¿sienten realmente?, un mediocampo sostenido por el incansable Mascherano, Insúa tratando de jugar de Riquelme que es como si a mi me mandaran a cubrir el Mundial para Clarín, y arriba un desconocido Tévez que está nuevamente lejos de ser el mejor que conocimos alguna vez y Messi...siempre Messi haciendo de Patoruzú retrocediendo a buscar la pelota, encarando, moviéndose por todo el frente de ataque, siendo el mejorcito del equipo sin descollar ni hacer nada extravagante, marcando una tendencia para mi preocupante pero que noto que se está acrecentando: la “Messidependencia” para lograr ataques más o menos efectivos.

Hoy nuestro equipo ganó 1-0 con gol de pelota parada convertido por un cabezazo de Demichellis que apareció jugando de primer marcador central con la camiseta número dos ¿Será el sorpresivo reemplazante de Ayala en las Eliminatorias? La selección sigue dormida en su toqueteo buscando espacios que nadie genera, y eso es todo lo que podemos rescatar del encuentro que no desveló a los argentinos como aquel que sostuvieron los mismos equipos hace casi 14 años atrás por el repechaje clasificatorio al Mundial 1994.

Es que aquella selección Argentina, con el mismo DT, ese día nos traía el regreso de Maradona y Balbo entre otras novedades y hoy no había ningún incentivo que justifique algún esfuerzo por parte de los hinchas. De los actuales jugadores y cuerpo técnico dependerá que a partir del mes que viene, a los futboleros argentinos se nos despierte la pasión que sabe generar la celeste y blanca. Y eso, queridos players, sólo se logra jugando bien.

Etiquetas:

Web Site Hit Counter Radio Shack