martes, septiembre 05, 2006

LAZOS DE FAMILIA I: EN EL NOMBRE DEL PADRE


El amplio y ya viejo mundo del fútbol mundial nos ha posibilitado a los del tablón ver innumerable cantidad de protagonistas (llámese jugadores, directores técnicos, dirigentes). A lo largo de los años y por todas partes han desfilado hombres y nombres que fueron forjando la historia de nuestro deporte favorito y debido a esa gran cantidad de personas es que nos encontramos con que muchas de ellas estaban relacionadas entre sí por lazos sanguíneos. Y de ellos nos ocuparemos en esta serie de tres post, comenzando por los siempre criticados "hijos de".
Los casos de "hijos de" grandes jugadores son moneda corriente en el mundo fútbol y casi como un estigma de éste, podemos decir que generalmente los sucesores casi nunca logran mejorar ó siquiera igualar la carrera de sus padres. Será por falta de motivación, por no necesitar "vivir" del deporte, ó porque directamente no tienen las mismas condiciones para hacerlo, podemos nombrar muchos hijos fracasados, y por supuesto, no me voy a quedar con las ganas.
Rápidamente se me viene a la memoria Norbertito Alonso, hijo del gran Norberto "Beto" de River Plate, que ademas de compartir nombre, quiso compartir puesto en la cancha y club; y a pesar de que alguna vez algún amigo de su papá lo convocó a una selección juvenil, Norbertito sólo pudo jugar un solo partido en primera para los de la banda roja y luego fué descendiendo de categoría para terminar en un equipo de la "D". Hoy es preparador físico. Otro que se me viene a la cabeza es Leonardo "Pininito" Mas, hijo del gran Oscar "Pinino" que a pesar de jugar en primera división nunca pudo afianzarse pasando por más de cinco clubes y ni hablar de convertir los goles como su papá. Hoy, auque se está quedando pelado como su mentor y lo disimula con una vincha, roba en Chile. Un ejemplo más es Emiliano Ramón Díaz, hijo del "Pelado" Ramón, que siguió a su padre por cuanto club estuvo sin llegar a destacarse. Hoy sigue viviendo del nombre y los dolares de su progenitor tratando de jugar en el competitivo fútbol uruguayo. Otros casos menos resonantes que podemos enumerar son los de Sebastián Fillol, hijo del gran Ubaldo Matildo que trató por seis meses de seguir la carrera de su padre y abandonó en el intento siendo hoy modelo y personal trainer, Martín Tocalli, hijo de Hugo (ex arquero e integrande del cuerpo técnico de último mundial) que hoy es preparador físico, Cristian Chaparro, hijo del pequeño ex gran jugador Raúl de la Cruz al cual le perdí el rastro y otros dos hijos de campeones mundiales como Emiliano Garré y Juan Ignacio Brown que nunca pudieron hacer algo importante y menos compartir zaga en un campeonto mundial como sus padres.
Los ejemplos sigen y siguen, al igual que los fracasos. Si llevar un apellido famoso es difícil imaginen aquellos que tambien heredan nombres, apodos y hasta puestos en el campo de juego. Así que piensen ahora en los más grandes, aquellos que hicieron historia en el fútbol pero tampoco pudieron escapar de la pesadilla de ver fracasar a sus hijos como Pelé, a quien no sólo su hijo se dedicó a ser ¡arquero! sino que también terminó abandonando el deporte profesional por una actividad más rentable pero menos honrosa: el narcotráfico. Otro ejemplo es el de Jordi Cruyff que nunca pudo ser ni el 10% de su padre y se la pasó prometiendo por todos los clubes que pasó y hasta el famoso Diego Armando Junior Sinagra que a pesar de no llevar el apellido de su padre, vive de sus fondos e intenta consolidarse, sin suerte hasta ahora, en el calcio italiano.
Pero toda regla tiene su excepción, hay algunos que superaron las presiones y les fué bastante bien como Juan Sebastián "Brujita" Verón, hijo de Juan Ramón "Bruja" que recaudó más que su padre si a dolares nos referimos, no en cuanto a títulos o Mariano "Tanito" Pernía, hijo del ex Boca y Turismo Carretera Vicente "Tano" que se parecen al caso anterior ó las promesa actual Gonzalo "Pipita" Higuaín, hijo francés de Jorge "Pipa", ídolo de mi hermano menor. Y para el futuro, ya tenemos en la gatera a dos promesas que sólo el tiempo dirá si pueden trascender ó quedarán boyando en la intrascendencia futbolística: Giovanni Simeone en River PLate, hijo del "Cholo" y Marcos Francéscoli, hijo de Enzo, en Cagliari de Italia.
Asi es amigos, en el mundo del fútbol ser "hijo de" no es tan fácil como parece y casi nunca los hijos que juegan en nombre del padre parecen recibir la ayuda del Espíritu Santo. Amén.

3 Comments:

Blogger GOGUI said...

El hijo del Pipa es un maestro, varias veces le salvó las papas a River, recuerdo un aprd e goles gloriosos en el momento indicado pero no em acuerdo contra quién (hablo de cuando estaba en River, técnico: Pasarella). Si la memoria no me falla, el Pipa era algo así como "marcador central" o "centro delantero" y el Pipita es delantero, nomás.

Me imagino los asados que debe hacer esa familia, con todas las glorias de River amigos del padre y del hijo. Un lujo!

2:15 p. m.  
Anonymous Guillermo T. said...

En Vélez hay varios casos de "hijos de".
Sebastian Peratta es hijo de Norbero, también arquero de Vélez. Ricardo Pellerano, padre de Hernán, jugó en Argentinos Juniors y River. Carlos Ereros, ex delantero de Argentinos Jrs, es el papá de Sebastián.
Lucas Quinteros es hijo del tucumano Armando, ex volante de Vélez y San Lorenzo.Pablo Batalla es hijo de Miguel, ex volante de Quilmes, Rosario y San Lorenzo. Y Patricio Pérez es hijo de Marcelo, ex Chacarita Jrs.

3:26 p. m.  
Anonymous North Star said...

Cristian Chaparro sigue su carrera como jugador.
Despues de salir de territorio argentino tuvo muy buenas actuaciones en distintos equipos de sud y centro america.
Jugo para Chile, Ecuador, Bolivia, Colombia, Guatemala y actualmente milita en el plantel de PLATENSE de Honduras en el cual esta desempañando un muy buen papel.
Saludos.....

3:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Web Site Hit Counter Radio Shack